VISITA Y DESCUBRE LA MINA DE LA ESCUELA TÉCNICA SUPERIOR DE INGENIEROS DE MINAS EN MADRID

 

¿Sabías que existe una mina en pleno centro de Madrid y que además se puede visitar de manera gratuita? Pues así es, concretamente hablamos de la mina situada debajo de la Escuela de Ingenieros de Minas, situada en el número 21 de la Calle Ríos Rosas, junto a la parada de Metro con el mismo nombre, en el castizo barrio de Chamberí. Poco hace sospechar que después de atravesar el luminoso patio acristalado central de la escuela y acceder por una escalinata de piedra al jardín del complejo universitario haya una mina. Y tan auténtica.

Madrid no era el lugar perfecto para que los estudiantes de esta escuela pudiera practicar, debido a la escasez de yacimientos naturales. Sin embargo, los estudiantes necesitaban su banco de pruebas particular, es por ello, que en 1963 el director de la Escuela de Minas, Marcelo Jorissen, ordenó construir una mina simulada, que pudiese ayudar a sus estudiantes a aprender in situ pese a no encontrarse en un auténtico yacimiento.

Foto de José Alfonso para abc

Menos de cien peldaños son el prólogo a una curiosa experiencia a poco más de 25 metros bajo tierra en la que podemos sentirnos como en una mina de verdad: galerías, pozos, vagonetas, vías, maquinaria de estracción, ventilaciones… ¿Quién diría que en realidad estás en Ríos Rosas?

Foto de José Alfonso para abc

Obviamente la tecnología ha cambiado mucho desde que en los 60 Jorissen decidiese crear esta mina, y tanto la maquinaria como la ventilación o los servicios de seguridad se han quedado obsoletos. Por este motivo esta mina simulada ha perdido todo valor educativo para los estudiantes de Minas y ha quedado como un lugar curioso para visitar.

 

Maquinaria y penumbra

Una vez se descendienden los 25 metros de profundidad se accede a la mina y a su galería de 50 metros de longitud. Sorprenden sus luces medio en penumbra, sus vagonetas, su humedad, utensilios de minería, cuadros de mando y raíles dobles para transportar el mineral con el que practicaban los aprendices de ingeniero de Minas.

ABC

El objetivo de su construcción eran las prácticas de campo y laboratorio para los futuros titulados que, además de la teoría, necesitaban simular casos reales de construcción y entibación o sujeción interior de una explotación subterránea. Arriba, en el patio ajardinado de la escuela hay un castillete real que perteneció al pozo «Mirador», regalado a la institución docente por la Sociedad Minera y Metalúrgica de Peñarroya en el año 1968.

Dicho castillete metálico estuvo en funcionamiento en Minas del Centenillo entre 1897 y 1963. Por él se sacaron unos cinco millones de toneladas de mineral de plomo, según reza en el cartel adosado en su estructura.

Foto de José Alfonso para abc

La mina reproduce fielmente una galería y un pozo de mina de carbón con diversos tipos de sostenimiento, vagonetas, vías, maquinaría de extracción, ventilación y desagüe. A la izquierda termina el pozo con una sala contigua de bombas, equipada para el achique de agua del fondo del mismo y con los mandos del alumbrado eléctrico que lleva toda la galería del tipo antigrisú.

 

En pleno centro de Madrid

A la derecha, la galería se topa con la calle Ríos Rosas. No se pudo alargar más porque estaban, ahí cerca, los túneles de la línea 1 del Metro. Con 50 metros de mina tenían que apañarse. En esta parte se han simulado diversos tipos de revestimiento y entibación: hormigón, madera en cuadros de distintos tipos y arcos metálicos deslizantes, colocados como muestrario a lo largo de la galería y en trozos de la misma. Ahí están, simulados, distintos tipos de carbón colocados, en las formas en que se puede mostrar el mineral en las entrañas de la tierra.

Foto de José Alfonso para abc

Si quieres conocerla no tienes más que acudir el primer domingo de cada mes de 10 a 14 horas previa inscripción en la entrada de la Escuela de Minas en el mismo día de la visita. No accedas muy tarde porque cuenta con un aforo máximo de 25 personas. Ah… y lo más importante, la visita es gratuita!

Foto de Marga Estebaranz para El Mundo

La visita dura una media hora y es muy interesante y sorprendente. Eso si, tienes que reservar con suficiente antelación porque las plazas suelen estar muy solicitadas. Es un plan perfecto para realizar con niños y con algunos mayores que somos como niños. Además de la mina, no conviene dejar pasar la visita al propio museo geominero.

No se reserva por teléfono ni por internet (para visitas individuales) y las plazas limitadas disponibles se ocuparán por orden de llegada e inscripción. El horario de la visita a la mina el primer domingo de cada mes es de 10:00h-14:00h. Los pases son a las 10:30h, 11:15h, 12h, 12:45h, 13:30h. en grupos de 25 personas.

 

 

Fuentes:

“¿Sabías que bajo Chamberí hay una mina?”, [17/03/2015], disponible en la web: Don´t stop Madrid

“Una mina secreta bajo Ríos Rosas”, María Isabel Serrano, [04/03/2012], disponible en la web: abc.es



No me ha gustado nadaRegularNormalInteresanteMe ha gustado mucho (Sin votos todavía)
Cargando…